"Estoy bien, no me ha pasado nada", señaló Paz Valladares en la cadena local de radio HRN, tras explicar que había dejado su hogar el viernes pasado "por cuestiones personales y para buscar nuevos horizontes laborales".

Paz, de 18 años de edad, afirmó que había dejado una nota a su padre "donde le comuniqué mi decisión personal".

Su progenitor, Ricardo Paz, había dicho el sábado que no había recibido ninguna carta de su hija.

"Me fui de mi casa para lograr una vida mejor. Y no he sido secuestrada, todo está muy bien, estoy en perfecto estado", indicó la joven en declaraciones a la emisora, y subrayó que hasta el momento "no he tenido comunicación con ninguno de mis familiares, pero pronto lo haré, quizás esta noche".

"Pido disculpas por todos los inconvenientes que he causado", añadió la comunicadora.

La policía había reportado que la joven había desaparecido la noche del viernes cuando se dirigía a pie a un negocio cercano de su vivienda de la colonia Hato de Enmedio, al oeste de Tegucigalpa.

El jefe policial Leandro Osorio dijo a la AFP que "el caso se investigó porque su padre denunció a las autoridades la desaparición de la universitaria".

Joselyn Paola Paz Valladares trabaja desde hace dos años en el canal religioso 49, donde presenta las noticias internacionales del principal informativo de la noche y conduce el programa juvenil Conectados a Cristo.

El arzobispo de Tegucigalpa, cardenal Oscar Andrés Rodríguez, había condenado en su homilía dominical en la Catedral Metropolitana la desaparición de la mujer, que estudia periodismo en la Universidad Autónoma Nacional.