Hace una semana, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, invitaba enérgicamente a la población en Grecia a rechazar en el referéndum del domingo 5 de julio las propuestas que el Eurogrupo daba para negociar la deuda que tiene al país sumergido en crisis económica.

Ahora, Tsipras envió su propia propuesta. Irónicamente, esta acepta muchas de las iniciativas de sus acreedores, mismas que el pueblo griego rechazó con el 61.31% en el referéndum.

Sin embargo, no las aceptó totalmente. El primer ministro hizo una serie de modificaciones basadas en lo propuesto por el Eurogrupo. Para que sean aceptadas, tendrán que pasar primero por el parlamento griego. En las últimas horas ha pedido a su partido, Syriza, todo su apoyo.

Después, para llegar al acuerdo, los ministros de economía de la eurozona deberán aprobar los 53 mil millones que Tsipras pide al Mecanismo Europeo de Estabilidad, para cubrir los gastos de su deuda hasta junio de 2018. 

Además, Atenas está pidiendo la condonación del 30% de su deuda. Todo esto, para poder resolver el problema de solvencia que los bancos griegos tienen, que se encuentran cerrados ahora por el corralito impuesto hace dos semanas. 

En la galería podrán encontrar cómo ha cambiado en una semana el rostro de Alexis Tsipras y lo que nos espera para el próximo fin de semana, fecha en la que podría decidirse el futuro económico de Grecia.