La organización médica NHS Greater Glasgow y Clyde de Reino Unido ha puesto en observación a 58 personas que tuvieron contacto con la enfermera escocesa Pauline Cafferkey, que recientemente presentó complicaciones por el Ébola.

Cafferkey fue diagnosticada con Ébola en diciembre del año pasado. La semana pasada presentó algunos síntomas relacionados con la enfermedad. Esta había sido dada de alta a finales de enero de este año.

De las 58 personas en observación, 40 confirmaron haber tenido contacto directo con fluidos corporales de la enfermera.

Debido a esta situación los médicos les ofrecieron aplicarles una vacuna contra el Ébola, 25 de esas personas la aceptaron, mientras que otros 15 se negaron o no pueden ser vacunados por otras condiciones médicas.

El grupo de las personas que han tenido contacto con Pauline Cafferkey incluye a trabajadores del sistema sanitario, amigos y familiares, informó "NHS Greater Glasgow y Clyde".