Durante el penúltimo debate presidencial de este año, el pasado martes, 10 de noviembre, los candidatos republicanos lucharon por la nominación presidencial del partido. En el encuentro, que duró dos horas y se realizó en el Teatro de Milwaukee, Wisconsin, se vio a Donald Trump forzado a defender su propósito de deportar a 11 millones de inmigrantes indocumentados. El debate, además, reveló varias líneas de ataque en contra de la candidata demócrata Hillary Clinton, quien fue mencionada 25 veces, acusada de incompetencia y de la degradación de Estados Unidos. Kyle Kondik, experto en política del Centro de Políticas de la Universidad de Virginia, Estados Unidos, explicó qué pudimos aprender de este debate y qué esperar en el futuro.

¿Quién se presentó de buena forma en este debate?

–Este fue un debate que no cambió nada. Los candidatos que estaban teniendo una atención positiva durante las últimas semanas, como Marco Rubio de Florida y Ted Cruz de Texas, parecieron ser bien recibidos. Donald Trump y Ben Carson fueron familiares como siempre. Probablemente ellos no están hechos para este tipo de competencia, pero aún así no se hicieron demasiado daño en este debate.

¿Quién falló?

–El gobernador de Ohio John Kasich está intentando posicionarse como el adulto de la sala y es el candidato más centrado en la carrera. Esta es una estrategia común porque está diseñada para atraer a los votantes de New Hampshire, que es el segundo lugar donde se hará la votación para la nominación después de Iowa y por tradición el electorado es moderado. Pero en su intento de moverse hacia el medio, Kasich arriesga alienarse con la corriente de su partido, que es conservadora. Incluso si es que al final lo hace bien en New Hampshire, es difícil ver un camino claro para él después. El exgobernador de Florida Jeb Bush también ha fallado en su intento de impresionar en alguno de estos estados.

¿Qué hay del plan de inmigración de Trump?

–Deportar a 12 millones de personas es prácticamente imposible y sería una señal catastrófica para la imagen de Estados Unidos, sin mencionar la tragedia humana que significaría. Trump está diciendo simplemente algo que muchos republicanos quieren escuchar.

El nombre de Hillary Clinton apareció más de 25 veces durante el debate. ¿Por qué?

– Clinton es una figura odiada dentro de los republicanos. Atacarla es una forma fácil para los candidatos de sumar puntos. Considerando cuán favorita es, los republicanos la reconocen como la rival a vencer y les permite a ellos considerase a sí mismos como el mejor candidato para enfrentarla.

¿Qué es lo que viene?

–Hay un solo debate republicano más este año. Estamos a punto de entrar al periodo de fiestas en Estados Unidos, que se abre con el Día de Acción de Gracias en noviembre, y le siguen Navidad y Año Nuevo al final de diciembre. La carrera podría perder importancia durante las fiestas, y repuntar en enero. La votación real empieza en enero y dura hasta junio, por lo que queda un largo camino por recorrer.