La Facultad de Medicina de Uruguay suspendió a nueve estudiantes que participaron en un festejo al que uno de ellos llevó el cadáver de un paciente recién fallecido.

El caso tuvo lugar en el Hospital Universitario de Clínicas y según la investigación, el cadáver fue trasladado desde un área de emergencia donde falleció y estuvo menos de cinco minutos en la fiesta.

La sanción para los ocho estudiantes que estuvieron bebiendo será de un mes. Sin embargo, para aquel que llevó el cuerpo, el castigo se verá reflejado en la suspensión de sus estudios hasta que finalice la investigación, que será dentro de varios meses.

También se ha iniciado un sumario a los dos jefes de la guardia que están a cargo de los internos, por no haberles prohibido que bebieran alcohol en la fiesta.

Esta situación despertó una gran indignación generalizada en Uruguay, reacción que también incluyó a distintas instituciones que colaboran con el hospital.

Por su parte, el decano de la Facultad de Medicina, Fernando Tomasina publicó una carta en la pagina web de la institución manifestando su profundo dolor y enojo hacia los estudiantes.

La sanción impedirá a los estudiantes obtener sus diplomas este año, informó el periódico uruguayo El Observador.