Aunque el pasado 2 de mayo continuaron las protestas en Baltimore y otras ciudades de Estados Unidos por la muerte de Freddie Gray (25 años), la alcaldesa de la ciudad, Stephanie Rawlings-Blake, levantó el toque de queda. 

La prohibición de salir a las calles a partir de las 10 de la noche estaba vigente desde el martes pasado, pero Rawlings-Blake argumentó que las muestras de inconformidad y disturbios causados por el fallecimiento de Gray han disminuido. 

Sin embargo, en los últimos días se registraron cientos de detenidos y en las redes sociales circulan fotos del pasado 2 de mayo de agresiones de los policías contra los manifestantes

Freddie Gray sufrió una fuerte lesión en la espina dorsal que le costó la vida, cuando estaba detenido en un vehículo policial con las manos y los pies esposados. A fines de esta semana se acusó a de provocar la muerte del joven, quienes irán a juicio, algo que según la alcaldesa ha aliviado a la población.