El nombre de Alan Miller se ha hecho conocido en Australia por una insólita razón: este hombre de 53 años, residente en Queensland, asegura ser Jesús y tener recuerdos de hace 2 mil años.

Miller, junto a su esposa Mary Luck, quien a su vez clama ser María Magdalena, dirige una congregación de alrededor de 20 mil fieles, bajo la consigna de ser la "reencarnación del hijo de Dios".

"Comencé el proceso de avance hacia Dios de la misma manera en la que lo hice en el siglo I", afirma Miller en declaraciones citadas por el sitio Actualidad RT. "Sé que soy Jesús y tengo recuerdos de toda esa vida", continúa.

Twitter

Foto:

No es de extrañar que la sorprendente afirmación de Miller haya desatado la polémica, ganándose un buen número de detractores que no dudan en cuestionar su supuesta identidad. Incluso, asegura, hay quienes le han pedido "realizar milagros" para probar que es quien dice ser. Pero esto no lo perturba.

"No tengo ningún deseo de demostrar que soy Jesús (...) sé quién soy. Hay personas que se han dado cuenta de quién soy y otras lo harán en el futuro", dice.

Además, Miller sostiene que algunos de los milagros que se le atribuyen a Jesucristo en la Biblia "son falsos" y que por eso no los lleva a cabo hoy en día. "Se presume que convertí el agua en vino, pero no lo hice", explica.

Por su parte, Mary Luck cuenta que su familia no apoya su viaje junto a su esposo y no cree en su verdadera identidad. "Mi familia cree que nada de esto es cierto y que, en realidad, estoy siendo manipulada por Alan", dice. "Yo tenía una vida en el siglo I y era la mujer de Jesús. Aprendía y enseñaba la verdad divina junto a él", agrega.

Twitter

Foto:

Hoy en día, la pareja organiza seminarios en los que predica su movimiento espiritual sobre "la verdad divina", y en los que promete un "contacto personal con Dios". También cuentan con un canal de YouTube, el cual tiene más de 4 mil suscriptores.