Al menos 41 muertos dejaron nuevos combates entre rebeldes y fuerzas gubernamentales el martes en Yemen, al día siguiente de la expiración de un alto el fuego de 48 horas, indicaron fuentes militares.

Las fuerzas leales al presidente Abd Rabo Mansour Hadi, apoyadas por una coalición arabe dirigida por Arabia Saudita, rechazaron una ofensiva de los rebeldes hutíes en un suburbio del oeste de Taez, tercera ciudad del país, indicaron las mismas fuentes.

Ese suburbio es la única brecha que impide el sitio total de Taez, una ciudad de 300.000 habitantes en el sudoeste de Yemen, por parte de las fuerzas hutíes, apoyadas por Irán.

La guerra de Yemen opone a las fuerzas progubernamentales, respaldadas por la coalición liderada por Arabia Saudita, a rebeldes chiitas hutíes, acusados de vínculos con Irán.

El conflicto comenzó durante el verano de 2014 con la progresión de los rebeldes hacia la capital, Saná, de la que se apoderaron y que siguen controlando.

Según la ONU, la guerra dejó más de 7.000 muertos y casi 37.000 heridos desde su intensificación con la intervención de la coalición en marzo de 2015.