Al menos 38 personas fallecieron en los estados mexicanos de Puebla y Veracruz debido a deslaves causados por los remanentes de la tormenta tropical Earl, informaron este domingo autoridades.

El gobierno de Puebla dijo en un comunicado que 28 personas fallecieron, al menos 15 de ellas menores de edad, en la sierra norte después de que varias casas quedaran sepultadas por deslaves, mientras que el gobernador de Veracruz confirmó que eran 10 los muertos en circunstancias similares en su estado.

En el municipio de Huauchinango, a casi 200 km de Ciudad de México, se registraron en 24 horas casi "la totalidad de precipitaciones de todo un mes", dijo el gobierno de Puebla en un comunicado.

Por eso, "se desgajó un cerro" sobre la comunidad de Xaltepec dejando 11 muertos, ocho de los cuales menores de edad.

Y en la cabecera municipal de Huauchinango, hubo también deslaves en tres colonias que dejaron 13 muertos, siete de los cuales menores de edad, y otro fallecido en una carretera.

Y en el cercano municipio de Tlaola también hubo tres muertos por deslaves sobre viviendas.

Al menos 200 personas quedaron damnificadas en el estado.

Entretanto, en Veracruz, fallecieron 10 personas "a causa de los deslaves de cerros" en Coscomatepec, Tequila y Huayacocotla, en la zona serrana, dijo este domingo su gobernador, Javier Duarte, a través de su cuenta de Twitter.

En Veracruz varios ríos crecieron y decenas de familias fueron evacuadas debido al pasaje de Earl, que llegó a tener la categoría de huracán pero perdió fuerza al tocar las costas de Belice.

El jueves llegó a México como tormenta a través de Tabasco (sur) debilitándose ese mismo día a depresión tropical y luego a remanente.