Dos adolescentes lograron sobrevivir a un ataque de tiburón en Carolina del Norte.

Los jóvenes que no fueron identificados se encuentran hospitalizados en el Centro Medico Regional New Hanover, en Wilmington.

Una de las víctimas fue una niña de 13 años, quien perdió el brazo izquierdo, además de resultar herida de una pierna. Otra víctima fue un niño de 16 años a quien también se le amputó el brazo debajo del hombro.

“Los dos adolescentes se encuentran en condición estable, pero tienen un largo camino por delante", declaró Brian Watts el director de los servicios de emergencia de Wilmington.

Las dos víctimas fueron transportados en helicópteros, para ser atendidos de las lesiones mortales que habían resultado de los ataques.

Ambos ataques ocurrieron en la costa de la isla Oak, a 18 metros de las aguas profundas. El primero fue el de la niña, después de una hora se reportó el segundo ataque.

Las autoridades no impiden a los visitantes de la costa que naden, solo les solicitan que tengan cuidado con no hacerlo en zonas de pesca o si alguna parte del cuerpo está sangrando, informó el periódico estadounidense “USA Today”.