Un joven británico de 15 años, este jueves admitió en un tribunal de Reino Unido que él había incitado a otro adolescente de Australia vía Internet, para decapitar, atropellar o disparar a algún policía de su país.

El ataque inspirado en el Estado Islámico iba a realizarse durante un desfile en el día de Anzac, que se celebra el 25 de abril, cuando Australia conmemora a sus fuerzas armadas.

El niño británico, que no puede ser identificado por razones legales, tenía solo 14 años en el momento de la planeación. Convirtiéndolo en la persona más joven de su país en ser acusado de un delito relacionado con el terrorismo.

El joven de la ciudad de Blackburn, al noreste de Inglaterra, será sentenciado en septiembre en la corte Old Bailey de Londres. Él mismo se declaró culpable de incitar al terrorismo en otro país.

Ambos adolescentes habían intercambiado un buen número de mensajes instantáneos mientras planeaban el ataque, informó el canal británico “BBC”.