Berta Cáceres, la dirigente indígena ambientalista, de 43 años, fue asesinada a tiros la madrugada de este jueves por desconocidos que invadieron su casa en La Esperanza, 200 km al noroeste de la capital hondureña, denunciaron la familia y dirigentes populares.

Estados Unidos reaccionó este jueves "perturbado" por el asesinato de la dirigente indígena Berta Cáceres y pidió una investigación "completa" y "fidedigna", indicó una alta funcionaria.

"Profundamente perturbada por el asesinato de #BertaCáceres en #Honduras, una investigación completa, fidedigna es vital", escribió la subsecretaria de Estado para América Latina, Roberta Jacobson.

La policía dijo que Cáceres, coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) y ganadora del Premio Goldman 2015, uno de los más prestigiosos en el campo del medioambiente, fue asesinada para robarle, relató a TV Globo su madre, Berta Flores, "pero todos sabemos que fue por (su) lucha".

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, llamó el asesinato "un crimen contra Honduras" y que prometió investigarlo, mientras diversas organizaciones sociales y humanitarias responsabilizaron al gobierno.