Las autoridades de Nueva York, Estados Unidos, están buscando a la madre de un recién nacido abandonado en un pesebre dentro de una iglesia.

José Morgan, el guardia de la iglesia Holy Child Jesus Church encontró al menor envuelto en toallas, aún con el cordón umbilical.

Momentos después trabajadores de la iglesia llamaron al servicio de emergencia y el bebé fue trasladado al hospital Jamaica ubicado en el condado de Queens.

Las autoridades continúan buscando a su madre, quién fue capturada por las cámaras de seguridad de la iglesia mientras dejaba al menor.

La Ley de Protección de Infantes Abandonados del estado permite que un menor sea abandonado sin ser perseguido. Pero el bebé debe dejarse con una persona apropiada o alguna persona debe ser notificada.

De acuerdo con "ABC 7", el pequeño se encuentra con buen estado de salud.