El líder izquierdista griego Alexis Tsipras ganó las elecciones generales anticipadas, a pesar de su turbulenta renuncia de hace algunos meses. Los resultados preliminares de este lunes 21 de septiembre, con el 99,5% de los votos contados, daban como ganador a Syriza con un 35,5% de preferencias, por sobre su rival conservador Nueva Democracia, que obtuvo un 28,1%. Anhelos Chryssogelos, analista europeo del think tank londinense Chatham House, explica a Publimetro qué significa todo esto para Grecia.

¿Cómo ha ganado Tsipras estas elecciones?

- Tsipras ha manejado estas elecciones como una lucha entre lo “nuevo” (él mismo) y lo “viejo” (los partidos que han gobernado Grecia durante 40 años antes que él). En ese camino, se las arregló para movilizar a los votantes de Syria y a los votantes del “No” del referéndum de julio a pesar de sus cambios en las políticas económicas. Él ha prometido sacudir a las estructuras económicas oligárquicas de Grecia, como una forma de compensar en las mentes de los electores más de izquierda de Syriza la austeridad que vendrá.

¿Cómo se verá beneficiado Syria con estos resultados?
- El principal beneficio de esta elección para Tsipras es que ahora puede implementar las disposiciones del rescate y reclamar que estas están de acuerdo con la voluntad popular, que aprueba los manejos que hizo en los últimos meses. El partido antiausteridad LAE, formado por la parte que se separó de Syriza, falló en su intento por entrar al parlamento, lo que les deja prácticamente sin obstáculos a su izquierda. Además, Tsipras ha trabajado para mantener su coalición con el partido populista de derecha Gregos Independientes, y no será forzado a trabajar en conjunto con otros partidos moderados y pro europeos a quienes les ha calificado como parte de las políticas “viejas”.

¿Y qué hay de la deuda griega?
- Tsipras espera presentar muy pronto la cuestión de la reestructuración de la deuda griega. Pero Europa solo va a discutir esto después de que su gobierno haya votado las nuevas reformas. Para varios gobiernos europeos (particularmente Alemania) la cuestión de la deuda griega sigue siendo una veta política dura. El límite de reformas para Tsipras va a ser alto con el fin de conseguir que la discusión de la deuda avance, y ahí es donde radica el potencial de fricción.

¿Cuál ha sido la reacción de los líderes de la Unión Europea a los resultados de la elección?
- Las reacciones en Europa han sido mucho más positivas ahora que cuando Tsipras fue electo en enero pasado. Después de haber tenido signos de acuerdo con los acreedores griegos, los líderes de la UE esperan que Tsipras implemente como debe los acuerdos del rescate. Ellos ahora saben que las duras medidas de austeridad que están por venir tienen una mayor probabilidad de que se pongan en práctica por un gobierno de izquierda.

¿Qué es lo que viene?
- Un escenario positivo sería que el gobierno de Tsipras tenga un manejo económico efectivamente acorde con las condiciones del acuerdo de rescate. La economía griega crecerá otra vez y Grecía sería capaz de pedir préstamos por sí misma en los mercados financieros al final del programa en 2018. Pero en este momento ese es un escenario demasiado optimista. No se espera que ni Syriza ni el sistema político griego tengan la resistencia suficiente como para sostener tres años más de austeridad sin sufrir golpes. Las experiencias previas demuestran que al final de un periodo de tres años de rescate, la discusión sobre un nuevo trato para Grecia y su posible salida de la zona euro se reactivará”.