El 13 de marzo de 2013, a las 19:05 horas (tiempo local), los integrantes del Colegio Cardenalicio eligieron a Jorge Mario Bergoglio como el nuevo jerarca de la iglesia católica. A partir de ese momento el mundo lo conoció como Papa Francisco, el Sumo Pontífice que sorprendería al mundo con sus sencillez, humildad y sentido del humor.

Hoy, a dos años de que inició su pontificado, el primer Papa de América Latina hace un análisis del tiempo que ha pasado en el Vaticano e incluso bromeó con la imagen que el mundo tiene de sus compatriotas argentinos.

"¿Sabe cómo se suicida un argentino?", pregunta a la periodista Valentina Alazraki, "Se sube a lo más alto de su ego y salta".

Francisco, de 78 años de edad, piensa que su pontificado será breve "Cuatro o cinco años. No lo sé, quizás dos o tres. Bueno, ya han pasado dos. Es un sentimiento muy vago"; comenta, en comparación a los pontificados de sus antecesores, como el Papa Juan Pablo II, quien duró 27 al frente de la iglesia católica.

El Sumo Pontífice también reveló que, aunque no odia ser Papa, extraña poder salir sin ser reconocido: "Me gustaría poder salir del Vaticano e ir a una pizzería a comer una pizza".