En el atentado al Museo Nacional del Bardo, en el que murieron 19 personas y más de 24 resultaron heridos de gravedad, existían rehenes latinos, según confirmaciones de diferentes gobiernos.

Al menos ocho mexicanos se encontraban entre los 300 turistas que fueron tomados como rehenes prisioneros en el museo. De acuerdo a la Secretaría de Relaciones Exteriores de México: "Se encontraban ocho mexicanos, cuatro hombres y cuatro mujeres, los cuales no sufrieron daños".

De acuerdo al diario español El País, los heridos y fallecidos provenían de: España, Francia, Sudáfrica, Polonia, Italia y Japón.