Esta semana el mundo se estremeció con un video que muestra otro asesinato de un hombre afroamericano a manos de un policía. En esta ocasión se trató de la muerte de Walter Scott, de 50 años, quien fuera abatido a tiros por el oficial Michael Slager en Carolina del Sur, Estados Unidos.

Este caso ha sido comparado con la muerte del joven Michael Brown, quien fue asesinado el pasado año en Ferguson, Misuri, por un policía. Este asesinato tuvo una trascendencia mundial al no cesar las manifestaciones y los reclamos de justicia.

Según los reportes de las autoridades, Brown, de 18 años, estaba desarmado al momento del incidente. El 25 de noviembre de 2014 un gran jurado decidió no presentar cargos contra el policía Darren Wilson, hecho que provocó una ola de protestas y disturbios tanto en Ferguson como en múltiples ciudades de Estados Unidos.

En la galería de arriba encontrarán 8 hallazgos controvertibles en caso del policía que mató a hombre negro

1. Según el periódico británico "Daily Mail", múltiples oficiales podrían haber ayudado al policía Slager a encubrir la escena del crimen. 

2. El alcalde Keith Summey se negó a confirmar si otros oficiales ayudaron a Slager. 

3. Ese medio detalló que el oficial fue despedido un día después del asesinato. Trabajaba para el Departamento de la Policía de North Charleston. 

4. La versión inicial del policía fue que había temido por su vida, ya que tuvo que luchar con Scott cuando este agarró su pistola de descargas eléctricas. 

5. Sin embargo, un video, tomado por el dominicano Feidin Santana, desmintió la versión del policía. 

6. Dicho video muestra cómo Slager persigue a Scott. Según el portal español "20 Minutos", el oficial disparó en ocho ocasiones, tres de ellas impactaron en el hombre de 50 años, causándole la muerte. 

7. Según "Daily Mail", el policía colocó la pistola de descargas eléctricas cerca del cuerpo del afroamericano, quien estaba desarmado.  

8. La prensa ha cuestionado por qué no se le practicó reanimación cardiopulmonar a Scott. De acuerdo al mencionado medio británico, el jefe de la Policía, Eddie Driggers, indicó que creía que uno de los oficiales le había quitado la camisa a la víctima para realizar el procedimiento.