Cuando Myuran Sukumaran reveló a su sobrina Dharminie Mani su tristeza por perderse el estreno del Episodio VII de "Star Wars", ella no pudo contener el llanto. Y no es para menos, ya que su tío fue una de las siete personas que fueron fusiladas el pasado 28 de abril en Indonesia, acusadas de narcotráfico.

“Cuando hablé con Myu, me contó de las cosas que lamentaba perderse: la nueva película de "Avengers", "Batman v Superman", "Star Wars Episodio VII" y la pelea de Mayweather contra Pacquiao, algo que de verdad quería ver”, comentó Mani al diario "Daily Telegraph" de Australia. “Mi mamá y mi tía tenían lágrimas corriendo por su rostro, mientras Myuran sonreía, hacía bromas e intentaba alegrarlas".

Junto a Myunmar Sukuraman fueron ejecutados ciudadanos de Australia, Brasil, Ghana e Indonesia, a quienes no salvaron los esfuerzos diplomáticos para conservar su existencia. Solamente una mujer de Filipinas recibió el perdón presidencial después de que otra mujer se entregara a las autoridades.

A pesar de la lejanía en la que se encontraban, las familias pudieron escuchar los disparos que acabaron con la vida de sus seres queridos. Indonesia tiene una de las legislaciones más severas en cuanto a narcotráfico se refiere desde el endurecimiento de sus leyes en 2013. 

En la galería de fotos encontrarán algunos de los detalles sobre esta ejecución, así como los últimos instantes de los presos. Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.