El Instituto para el Diálogo Estratégico ha estimado que aproximadamente 550 mujeres lo han dejado todo para unirse a las filas del grupo terrorista Estado Islámico, reseñó BBC.

Según ese medio, las mujeres han viajado de Europa a Siria y a Irak. Estas no se han unido a tomar las armas, ya que el informe destaca que de todas, solo consta que tres se unieran al grupo yihadista con ese propósito.

También, se explicó que estas mujeres abandonan a sus familias y una vez que completan el proceso son motivo de orgullo para la organización.

"Hay evidencia que son las familias las que tienen una fuerte influencia para evitar que se tome esa decisión o que, al menos, se la aplace. Pero a la vez, cuando la mujahirah (mujer que viaja) logra dejarlo todo, se convierte en un motivo de orgullo: 'Ni su familia la detuvo de venir a luchar contra los kuffar (no creyentes)", sostienen en las redes sociales.