Joaquín Guzmán Loera, alias "El Chapo", el criminal más importante de México, escapó el sabado 11 de julio del Centro Federal de Readaptación Social número 1, "Altiplano", una de las cárceles de máxima seguridad del país. 

"El Chapo" es el primer narcotraficante mexicano en huir de dos centros penitenciarios de este tipo. En 2001, el narcotraficante escapó del penal de Puente Grande, ubicado en el estado de Jalisco. 

A continuación les mostramos algunas de las características de este penal: 

1. Su fundación y otros nombres 

Se inauguró en 1991. Anteriormente tenía como nombres "La Palma" y "Almoloya de Juárez". Recibió en febrero de 2014 a Joaquín Guzmán Loera con un operativo en el que destacaba la presencia de militares y policías federales. 

2. Los vecinos del "Chapo"

En esa misma cárcel de máxima seguridad se encuentran recluidos algunos de los más criminales mexicanos más buscados. La mayoría son narcotraficantes. A saber: 

  • José Tiburcio Hernández Fuentes "El Gafe", líder del Cártel del Golfo
  • Servando Gómez Martínez "La Tuta", exlíder de los Caballeros Templarios 
  • Hector Beltrán Leyva "El H", integrante del cártel de Los Beltrán Leyva
  • Édgar Valdez Villarreal "La Barbie", quien trabajó para Los Beltrán Leyva
  • Miguel Ángel Félix Gallardo, primer líder del Cártel de Jalisco 
  • Jose Luis Abarca, exalcalde de Iguala, actualmente detenido y acusado de ser el responsable  de la muerte de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero.

3. Su ubicación 

Se encuentra en el Estado de México, a 90 kilómetros de la Ciudad de México. El mencionado estado fue gobernado por el actual presidente del país, Enrique Peña Nieto, entre 2005 y 2011. 

4. La vida en su interior. 

Los reos mantienen solamente el contacto básico entre sí, están aislados en celdas individuales y son vigilados constantemente. Hasta febrero de este año, su capacidad era de 816 presos, contando al ahora prófugo. 

Sin embargo, de acuerdo a una encuesta realizada por el Centro de Investigación y Docencia Económica, el 100% de sus internos aseguró que compartía celda con otros dos reos y que el penal no les proporcionaba agua para beber. 

Por este hecho, en febrero de 2015, 138 capos más peligrosos denunciaron violaciones a sus derechos humanos, de acuerdo al periódico local "El Universal"