Un informe realizado por Quilliam, una institución británica de estudios antiterroristas, señala que más de 31 mil mujeres viven bajo el régimen del Estado Islámico (EI) y son utilizadas para procrear la nueva generación de terroristas.

Con el informe titulado “Los niños del Estado Islámico”, la institución reconoce que EI considera a los menores los mejores combatientes, denido a que son como una “pizarra en blanco”.

El grupo terrorista tiene salvajes técnicas para inculcar valores extremistas a los más pequeños.

Nikita Malik, investigadora de Quilliam, declaró al periódico británico "The Independent" que existan tantas mujeres embarazadas no parece ser una cuestión al azar, sino un plan de largo plazo.

Por su parte Noman Benotman, presidente de Quilliam, advirtió: "Esta es una de las situaciones más graves en la Tierra. Los niños son la llave del futuro".

Según el informe, entre agosto de 2015 y febrero de 2016, se han registrado 254 casos de niños utilizados en la propaganda de EI, entre ellos 12 casos de menores utilizados como verdugos.