Un calor abrasador cubrió la Tierra el año pasado como nunca antes, convirtiendo 2015 en el año más caluroso desde que se comenzó a llevar registro a fines del siglo XIX y aumentando las preocupaciones sobre el paso acelerado del cambio climático.

2015 no fue sólo el año más caliente en el mundo desde 1880, sino que además rompió el récord previo de 2014 por el mayor margen que se había observado jamás, anunció la Agencia estadounidense oceánica y atmosférica (NOAA) el miércoles.

"En el conjunto de 2015 la temperatura media en tierras y océanos se situó en 0,90ºC sobre la media del siglo XX, la más elevada en los anales que remontan a 1880", señaló el informe de la NOAA.

El precedente récord, establecido en 2014, fue superado en 0,16°C. Diciembre de 2015 también fue el mes más caluroso que se haya registrado.

"Fue el récord de calor de todos los años transcurridos entre 1880 y 2015", añadió. "También es el margen más amplio con el que se han superado récords mundiales anuales".

La agencia espacial estadounidense Nasa, que monitorea el clima mundial con una flota de satélites y estaciones meteorológicas, confirmó que el año pasado rompió todos los récords de calor de los tiempos modernos.

La Nasa dijo que los cambios de temperatura se deben sobre todo al aumento del monóxido de carbono y otras emisiones provocadas por los humanos a la atmósfera.

"El cambio climático es el desafío de nuestra generación", dijo el administrador de la Nasa, Charles Bolden.

"El anuncio de hoy no sólo subraya la importancia del programa de observación terrestre de la Nasa, sino que además es un dato crucial para que los legisladores tomen nota. Es hora de actuar respecto del clima", señaló.