Por medio de una publicación en Internet, el sitio   "El Hormiguero" contactó a abuelos, bisabuelos y tatarabuelos, de entre 80 a 100 años,   dispuestos a encontrar el amor de nuevo, y el resultado fue sorprendente.

Luego de presentarlos, las parejas empezaron a conocerse, a hablar de sus vidas y sobre lo que esperaban de la cita a ciegas.

Frases como: "Espero que sea de su agrado" o "tanto gusto en conocerle" se convirtieron en la antesala de animadas conversaciones.

El ejercicio lleno de ternura solo demuestra una vez más que, tal y como ellos mismos defienden, "solo es viejo aquel que tiene más recuerdos que ilusiones".