Ese desbalance en las tareas de las mujeres reduce las posibilidades de obtener o mejorar su posición en la sociedad, los estudios y la calidad de vida, aseguró Luiza Carvalho, directora regional de ONU Mujeres para Latinoamérica y el Caribe, en el programa A Primera Hora de Emisoras Unidas.

El camino por mejorar esa posición social es muy arduo para ellas, ya que en promedio una mujer en América Latina invierte siete horas en tareas domésticas, mientras un hombre solo toma 1.6 de su día en esta labor, asegura Carvalho.

De acuerdo con datos de la asociación, Guatemala, Belice y Brasil son los país en los que la mujer no tiene mucho espacio en la política, con un 11% de participación. Mientras que Ecuador, Bolivia, Costa Rica y Cuba cuentan con más mujeres en puestos “clave”.

La triple jornada laboral de una mujer es uno de los obstáculos en la equidad social, por eso tanto ellas como ellos, deben buscar los espacios de inclusión social, económica y política, enfatiza Carvalho.

“Se debe buscar la paridad política en el Ejecutivo, Judicial, y en el mundo privado”, concluyó la experta.