Una pequeña tribu indígena del norte de California, propietaria de un casino, ha emprendido una estrategia inusual para incrementar sus ingresos: las adopciones.

La tribu Alturas Ranchería, en el condado Modoc, ha adoptado en los últimos cinco años a cinco miembros, de los que dos no son indígenas, según el periódico Sacramento Bee.

Los nuevos miembros han llegado con planes ambiciosos para ganar dinero, incluido el establecimiento de una planta para fabricar cigarrillos

Sin embargo, los planes se han venido abajo y los miembros adoptivos han contribuido al conflicto entre la tribu, según la publicación.

La disputa llegó a las cortes estatales y federales, y recientemente obligó al Servicio Postal federal a decidir cuál de los miembros de la disputa tenía derecho a recibir el correo de la tribu.

La adopción de no indígenas por parte de una tribu autóctona en Estados Unidos es inusual y suscita preocupaciones, según los expertos.

"No necesariamente contraviene la ley adoptar a una persona blanca. Pero si no hay algún vínculo histórico con la tribu, pareciera un ardid para aprovechar la calidad de miembro con el propósito de hacer negocios y manipular al gobierno tribal", dijo al periódico Howard Dickstein, uno de los principales abogados en asuntos tribales de la nación.

La tribu Alturas Ranchería tiene entre tres y siete miembros dependiendo de quién haga la cuenta, y figura entre las más pequeñas de las 566 que están reconocidas a nivel federal.

Esta tribu comenzó en 1924 con una extensión de ocho hectáreas (20 acres) al este de Alturas que compró la Oficina de Asuntos Indígenas para unos 40 indígenas que no tenían tierras.

Siblings Phillip y Wendy Del Rosa son los únicos miembros de la tribu que pueden rastrear su linaje de sangre hasta un miembro original de la tribu cuando comenzó con las ocho hectáreas.

Phillip Del Rosa dijo que la tribu quería diversificar sus inversiones, como el Casino Desert Rose. En 2003, la tribu adoptó a Darren Rose, que es indígena karuk y shasta, para construir un segundo casino en una mejor ubicación.

Después adoptó a Calvin Phelps, fabricante de cigarrillos de Carolina del Norte. Phelps fue sentenciado a 40 meses de prisión en 2014 cuando se declaró culpable de cargos federales de fraude relacionados con el sector tabacalero.

Wendy Del Rosa dijo que Phelps continúa siendo miembro de la tribu.