La empresa europea especializada en seguros de vehículos para damas Sheila’s Wheels asegura que más de 11.5 millones de mujeres se están poniendo en peligro y a terceros por el uso de tacones al conducir, ya que una de cada diez admitió haber tenido un accidente automovilístico a causa de estos. 

Los zapatos con tacones muy altos pueden dañar tu columna al manejar por periodos prolongados, explica el traumatólogo Edwin Bravo.


Mala postura
La posición de la pierna más elevada hace que se presione la rodilla y se ejerza más fuerza en la zona lumbar. Además, el ángulo del pie ya está por debajo de los 45 grados al caminar y al tener que presionar el acelerador los tendones se estiran más, lo que puede provocar molestias y hasta dolor si se conduce por más de dos horas al día, agrega el experto.
 

Enredos y deslices
Es muy común que los tacones de aguja se enrollen en la alfombra, lo que puede provocar la pérdida del control sobre los pedales y no responder adecuadamente a una situación inesperada.
Además, los tacones no proporcionan el agarre necesario en los pedales, por lo cual suelen resbalarse y pueden quedarse atorados entre estos.

Daños en el calzado
Cuando conduces, la parte posterior del zapato se daña. En el caso de las mujeres que manejan carros automáticos, solo se arruina el zapato derecho. Una encuesta de la Oficina Nacional de Estadísticas del Reino Unido reveló que el 53% de las mujeres se quejó del desgaste de su calzado por el roce con la alfombra.
 

Tu seguridad vale
A la hora de conducir, asegúrate de hacerlo con zapatos cómodos que te brinden seguridad. Tampoco es recomendable que utilices sandalias, ya que  se podrían salir del pie o quedarse atrapadas bajo los pedales.

#NoLoVasACreer

Sheila’s Wheels creó estos lindos zapatos que ocultan su tacón por medio de un botón y se transforman en unas cómodas zapatillas planas en un abrir y cerrar de ojos.