Rasurarnos las piernas puede ser una tarea fácil; sin embargo, algunas veces por la prisa o por hacer los movimientos incorrectos terminamos lesionadas al salir del baño.

Por eso, te compartimos algunos consejos para que eso no te pase.

1. Exfoliante

Es la base de cualquier cosa que desees realizar en tu piel. Eliminar las células muertas antes de depilar te garantizará que la rasuradora se deslice suavemente sobre la superficie, sin atorarse, irritar o causar heridas.

2. Crema de afeitar

Si no tienes este producto en casa, puedes usar acondicionador de cabello o aceite de coco, esto ayudará que tu cuerpo quede muy suave. 

3. Sacar filo a la rasuradora

Con esto te asegurarás de reducir las probabilidades de una cortada, además conservarás por más tiempo el filo. Puedes sacarle filo pasándola varias veces sobre un pedazo de jeans inservibles.

Bálsamo de labios

Apenas veas una cortadita, unta un poco de bálsamo de labios sobre ésta y parará el sangrado de inmediato.