¿Quieres disfrutar de una noche de sexo ardiente con tu chico? Para lograrlo lo único que necesitas es dejar volar la imaginación.

Olvida las excusas o los complejos; y sé tú quien inicie esta noche inolvidable.

No dejes que sea siempre él quien dé el primer paso. No esperes a que te ofrezca la primera caricia, cuando llegue, bésalo, abrázalo y susúrrale al oído: “Quiero hacer el amor contigo”. No hay cosa que excite más a un hombre que una mujer se lo pida directamente.

Vístete de Marilyn Monroe, la mujer maravilla, Gatúbela, enfermera, mujer policía, motorista, etc. ¡Usa tu imaginación! Procura que tu disfraz vaya acorde con los gustos de tu pareja. 

Él es tu gran amor y merece que un día lo esperes sin tabú y… sin ropa. 

Busca una receta afrodisíaca para prepararla. Trata de que sea un plato principal y un postre ligero, como fresas con chocolate y champán o quesos fundidos y pan. 

Hay parejas que gozan de la aventura, de conocer lo desconocido. Por eso, cuando entran a una "sex shop", salen con juguetes, películas, aceites. Sin embargo, existen otras un poco más conservadoras que con una película picante tienen de sobra. Solo déjense llevar.

Dile que esta noche no lo quieres hacer ni en la cama, ni en el sofá, mucho menos en la sala o en el baño.