En esta época están de moda los selfies y las fotografías en Instagram, por eso te damos estas herramientas básicas que te servirán la próxima vez que te fotografíes o que te fotografíen. 

Pon a prueba estas prácticas y el resultado te sorprenderá

1. Muestra el lado izquierdo de tu cara. La mayoría de la gente conoce su mejor ángulo, pero según la fotógrafa de moda Garance Doré y estudios científicos, el lado izquierdo de tu cara es más atractivo que el otro.

2. Toma la foto de cuerpo completo desde un ángulo más bajo. Coloca el trípode a la altura de tu cintura o pídele a tu fotógrafo que se incline un poco hacia abajo, esto hará que tu figura se extienda visualmente, logrando un cuerpo más alto y estilizado.

3. Cuando estés en una foto grupal, nunca te pares más cerca de la cámara que los demás. Esto dará la sensación en la foto de que tu cuerpo es desproporcionado y grande comparado con el resto de los que integran el retrato. En vez de eso, acomódate de manera tal que quedes en un plano equitativo con los demás participantes de la foto.

4. Inclina el rostro ligeramente: Girar un poco la cabeza resulta mucho más halagador a tu cara que mirar de frente a la cámara, porque le dará mucha más profundidad a tus rasgos (como los pómulos).

5. Si sales sentada en una foto, procura que sean desde un ángulo alto. Pide que te fotografíen desde arriba cuando estés sentada, y gira un poco tu cara para que se marque bien la quijada.

6. Corta la foto para que tu cuerpo encaje perfectamente en el recuadro. Si tú eres la dueña de la foto, puedes recortarla y ajustar tu cuerpo para que quede enmarcado en la foto. Esto creará la ilusión de longitud vertical (es decir, te verás mucho más alta).

7. Sonríe naturalmente: Pero para lograr esto, también hay unos pequeños tips. Cierra tus ojos, respira profundo, abre los ojos antes de que tomen la foto, y sonríe. Es un consejo que de verdad funciona.

8. Pon tu lengua detrás de tus dientes cuando sonrías. Al hacerlo, evitas que la sonrisa sea exageradamente amplia. Simplemente recuerda sonreir con tus ojos, ¡y así no saldrás tan seria!

9. Mira hacia la luz justo antes de que te retraten. Este truco sirve para que tus pupilas se reduzcan, y minimicen las probabilidades de los ojos rojos en las fotos.

10. Evita una doble barbilla. Elonga tu cuello y lleva tu cara ligeramente hacia adelante si quieres evitar la temida papada. Ten presente este consejo y ponlo en práctica justo antes de mirar a la cámara.