Las bajas temperaturas aumentan los niveles de producción de grasas buenas (cafés), estas nos ayudan a disminuir las grasas malas (blancas) que nos hacen engordar, informó una reciente investigación realizada por la Universidad de California en Estados Unidos.

Según los investigadores, la exposición prolongada al frío hace que la grasa blanca sea similar a la grasa café. Esto nos ayuda a quemar energía y perder peso.

A diferencia de la grasa blanca, que almacena el exceso de energía, la grasa café quema energía para mantenernos calientes. Hasta hace poco se pensaba que en los seres humanos la grasa café estaba presente únicamente en los bebés, pero recientemente se ha descubierto que también lo está en los adultos, alrededor de áreas tan vitales como el corazón, el cerebro, el cuello y la médula espinal, se informó en la investigación.

En la galería de imágenes podrán conocer más datos interesantes de la investigación.

Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.