Un nuevo estudio realizado en Estados Unidos ha encontrado una manera para que los niños y los adolescentes coman en forma saludable en los colegios y las universidades.

Los jóvenes son más propensos a comprar comidas saludables en la cafetería o las tiendas del colegio si están etiquetados con una carita feliz u ofrecen un pequeño premio, según un estudio de la Academia Americana de Pediatría.

“Parece que hemos encontrado una forma muy prometedora, de bajo costo y efectiva, de mejorar la nutrición de los niños de la escuela primaria”, explicó el autor del estudio, Robert Siegel, director médico del Centro para una Mejor Salud y Nutrición del Instituto del Corazón en el Hospital Infantil del Centro Médico de Cincinnati.

“Este tipo de programa puede ser un componente útil en las escuelas que tratan de mejorar la nutrición y la salud de sus estudiantes”, agregó el experto.

La investigación, que se presentó en la reunión anual del Pediatric Academic Societies (PAS) en San Diego, fue una intervención de dos fases para mejorar la alimentación saludable entre los estudiantes de kínder a sexto grado en una escuela del centro de la ciudad de Cincinnati.

La primera fase consistió en colocar caritas felices verdes en los cuatro alimentos más nutritivos, incluyendo frutas, verduras, leche blanca descremada y un plato con granos enteros en la cafetería de la escuela.

Tres meses más tarde, los científicos introdujeron el concepto “Platillo de poder”, que consistía en los cuatro alimentos saludables. Los niños que seleccionaron un “Platillo de poder” recibían un pequeño premio, como una etiqueta, un tatuaje temporal o una minipelota de playa.

Después de la intervención de cinco meses, los resultados mostraron que las compras de leche blanca aumentaron de casi 7.4% a 48% en las ventas totales de ese producto, lo que representa un incremento del 549%.

Mientras tanto, la selección de leche chocolatada se redujo de 86.5% a 44.6% de las ventas de ese producto. La selección de frutas aumentó en 20% desde uno a 1.2 porciones por estudiante cada día, y la selección de verduras aumentó 62% desde 0.74 hasta 1.2 porciones por estudiante cada día, mientras que la selección “Platillo de poder” aumentó 335 por ciento desde la línea de base.

También te interesará:

5 consejos para que una madre disfrute su vida en pareja

Cuando mamá está en el cielo

Agrega pasteles a tu dieta