Todo el mundo sabe cuán embarazoso puede ser el olor de un gas mortal y silencioso que  con su "rastro" invade un recinto cerrado. Y por eso Christian Poincheval, un francés de 65 años, inventó unas pastillas que pueden cambiar ese aroma fétido por uno más apetitoso: el chocolate. También hay versión de rosas.

La "epifanía" vino a su mente cuando tuvo uan cena plagada de olores desagradables. Por eso inventó sus pastillas con olores a rosas o violetas, pero para Navidad decidió sacar su versión de chocolate. Un frasco de 60 pastillas cuesta de 9 a 11 dólares. El producto también afirma regular el sistema digestivo.

Poincheval comenzó a vender sus pastillas en su página web desde 2006. Afirma que están compuestas de vegetales, semillas, propóleo y moras, informó el tabloide Daily Mirror.

En la galería: Los chocolates más caros del mundo. Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.