La tendencia hacia lo “más atrevido” cada vez toma posesión en el mundo. Según algunos expertos, esto puede estar ocurriendo debido a la novela erótica "50 sombras de Grey", que desde hace algunos años, ha provocado un cambio en la exigencia y en darle un papel protagónico a las mujeres en el plano sexual.
 

¿Qué son las amantes kinky?
Son aquellas mujeres sin prejuicios, dispuestas a probar cosas nuevas, a explorar y experimentar.
 

Según la experta en sexualidad, Alessandra Rampolla, las mujeres kinky, “no nacen, se hacen”. Es la capacidad de imaginar, fantasear y animarse a tener experiencias atrevidas en la cama. En esencia, son personas pícaras, explosivas y con un espíritu emprendedor y algo salvaje. Les gusta renovar la pasión de una manera única, divertida y sorpresiva.
 

¿Qué necesitas para ser un amante kinky?
Para la experta, tanto hombres como mujeres pueden llegar a ser “kinkys”; ya que tanto en libros como en películas puedes alimentar tu imaginación.
 

¿Cómo descubrirlas?
Una mujer kinky siempre guarda una pluma, un juego de esposas, una venda de seda y cualquier otro juego para subir el tono en cualquier momento.
 

Aumenta tu imaginación y prende la pasión
Para ser más divertidos y atrevidos en la cama, Rampolla aconseja:
1. La imaginación es la base. Así que debes liberarte de todo prejuicio.
2. Pregúntate: ¿Qué es lo que te enciende? ¿Qué despierta tu deseo?
3. Concede el permiso para jugar. Conceder la autorización para introducir nuevas prácticas en la cama es importante, pero antes de eso es necesario aprender a comunicarte. Saber expresarle a tu pareja lo que te gusta y lo que no, incluso cuando ya lo están practicando.
4. ¡Ojo con las expectativas! La imaginación puede ir más allá, así que tienes que ser muy cuidadosa con este punto.