Una mujer originaria de República Checa que no podía tener relaciones sexuales por tener una vagina muy estrecha, fue intervenida para realizarle una vagina artificial, hecha de intestinos de cerdo.

Según los ginecólogos se cree que es la primera en su tipo, en el aspecto de ampliar esta zona con intestinos de cerdo.

Ella había reportado este problema después de sufrir de esclerodermia (una condición que engrosa la piel y hace el área dura).

Ante ello, la mujer fue enviada a realizarse un tratamiento. Sin embargo, su ginecólogo descubrió que era tan estrecha que ni siquiera era posible llevar a cabo un examen.

Enseguida fue remitida al Hospital Universitario de la ciudad de Plzen en República Checa, donde los médicos decidieron aprobar el procedimiento de ensanchamiento con la utilización de una red hecha de intestinos de cerdo, según informes del tabloide británico Daily Mail.

En la galería de fotos podrán conocer más información respecto a esta historia.

Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.