Robert Hoge nació con un tumor que lo dejó deforme. Su madre casi lo abandona y luego de una vida con motes crueles, decidió compartir al mundo su percepción de la belleza.