Proceso de fertilización

El proceso de fertilización se realizó en un país de Europa del Este en un laboratorio en el que también trabaja el doctor Bar y donde se separaron dos grupos de óvulos que fueron fecundados por separado con semen de cada padre.

Tras escoger los óvulos inseminados de cada progenitor con mayores posibilidades de éxito, se implantaron en la madre de alquiler, que prosiguió su gestación en Israel.

"No hay nadie más feliz que nosotros en este momento. Es un milagro porque nuestra solicitud era complicada y ya habíamos pasado por otros médicos sin resultado", aseguraron los padres al diario, que no reveló sus identidades.

"Se trata de un embarazo programado de mellizos en el que cada embrión pertenece a uno de los padres, los óvulos llegaron de una donante y el embarazo lo llevó otra mujer", señaló Bar sobre la inusual circunstancia de que los dos varones recién nacidos tengan dos padres y dos madres.

Una mujer dio a luz en Israel el pasado fin de semana a un par de mellizos de dos padres distintos, gracias a un proceso de fecundación in vitro en el que otra mujer donó sus óvulos, informó hoy el diario Yediot Aharonot.

El inusual proceso de gestación, que comprende a dos hombres y dos mujeres, fue llevado a cabo fuera del país porque la legislación local prohíbe la fecundación de dos padres diferentes a la vez.

La fecundación y posterior gestación fue solicitada por los dos progenitores, una pareja de 30 años, y practicada con la ayuda de una clínica privada, de acuerdo al diario.

"Es muy inusual. No conozco otro caso como éste", aseguró el doctor Ilia Bar, director de la clínica de fertilización de Tel Aviv que acompañó todo el proceso.

Los dos padres llegaron al facultativo con la inusual petición de tener dos hijos a la vez, uno de cada uno, y gracias a la ayuda de una donante de óvulos y de otra mujer que los gestó en su vientre de forma voluntaria sacaron adelante el proceso.

Los mellizos, que han causado sensación en Israel por su inusual condición de incluir a tres padres biológicos y una madre de alquiler que, además, participará en su desarrollo y educación, nacieron el sábado en el hospital Ijilov de Tel Aviv.

"Es la primera vez que oigo de una gestación de este tipo. Estas intervenciones están prohibidas en Israel, pero en los países en los que no es así se pueden realizar", explicó al rotativo el profesor Fuad Azam, presidente de la Fundación de Fertilidad de Israel.