Los seres humanos estamos hechos para vivir acompañados, ya sea pareja, amigos, familiares, etc.

Mantener una relación sana con cualquier persona es difícil, y con una pareja aún más. Requiere de conseguir un punto medio entre compartir con el otro sin dejar de ser un individuo; además de mucha tolerancia, paciencia y entendimiento para aceptar y ser aceptado.

Por eso, y para que el amor se mantenga en tu relación, te dejamos el Decálogo de las Relaciones Exitosas, diez claves que te ayudarán a conservar la magia en tu relación y, en definitiva, a ser más feliz.

1. Escucha a tu pareja

Cuando escuchamos con atención a nuestra pareja estamos más en conexión con lo que siente. El tener esta empatía siempre ayuda a disminuir nuestros propios sentimientos de enojo y frustración pues rápidamente podemos sentir el dolor y frustración de nuestra pareja y no solo el nuestro. Este cambio de actitud hace una diferencia enorme en cómo nos comunicamos y cómo se pueden resolver los conflictos en la relación.

2. Habla si tienes un problema

El diálogo es la diferencia entre una pareja feliz y una que no lo es. Si cometiste un error, o algo te molesta, háblalo. Habrá ocasiones en que no se podrán poner de acuerdo, lo importante en estas situaciones es que respeten la opinión del otro.

3. Cuídate y cuida a tu pareja

No serás capaz de entregarte a otra persona si no estás bien contigo mismo. Por eso, cuida primero de ti, tu alimentación, tu físico, tu desarrollo personal y espiritual, para poder cuidar de tu pareja.

4. Confía y perdona

Las parejas felices no se desgastan en pleitos, sino que se perdonan mutuamente y confían en el otro. Si en algún momento ofendes a tu pareja, no dudes en ofrecer disculpas, recuerda que nadie es perfecto y esos momentos son los que los unirán más y los ayudarán a trascender obstáculos.

Trata de no guardar rencor y no mantenerte enojado(a), mejor concéntrate en lo bueno y conserva una actitud positiva.

5. Sexo con humor

El sexo es importante para que cualquier pareja funcione, ya que es lo que distingue este tipo de relación de una amistad. Si realmente quieres seguir manteniendo la llama del deseo encendida, debes practicar un sexo sano, ameno y fantasioso. ¡Echa a volar la imaginación y ponte creativo(a)!

6. Ten una vida propia

Cuando todas las experiencias que se tienen que vivir en pareja, llega un punto en que no hay nada nuevo de qué hablar. Tener amigos propios, intereses individuales, actividades independientes de la pareja, es conveniente tanto para la persona como para la relación: oxigena, da temas de conversación, propicia nuevas actividades, nuevos amigos, en resumen, enriquecen la cotidianidad.

7. Rompe las rutinas

Las rutinas prevalecen porque son cómodas, pero se pueden volver automáticas y por lo tanto pierden la emoción. Romperlas es más fácil de lo que se cree. Es darle espacio a la espontaneidad, atreverse a hacer propuestas fuera de lo común y cambiar la comodidad por la acción. 

8. Pon interés en lo que hace tu pareja

Los hobbies, gustos, intereses y el conocimiento del otro, pueden aportarle mucho al universo propio. Siempre habrá un ángulo de lo que el otro hace que puede generar curiosidad en la pareja. No es decir simplemente "no me gusta el fútbol" sino intentar comprender por qué le gusta al otro. Con esta actitud se vencen prejuicios y se amplían horizontes. Además, se crean espacios para compartir.

9. Dedícale tiempo

Dedíquense momentos exclusivos para platicar y estar solos, este tipo de actos son de suma importancia para fortalecer su relación. Salgan a cenar u organicen un día de campo, solos los dos.

10. Conviértete en su cómplice

Antes que ser pareja, es importante que ambos sean amigos. La vida no puede convertirse solo en obligaciones y responsabilidades. Se está construyendo una vida y un futuro en común, pero también se necesitan espacios de distensión, de ocio, de diversión y picardía. Ser cómplices de pequeñas locuras, crea un vínculo fortísimo y gratificante.

Por último

¡No te lleves los problemas a la cama!