En más de alguna ocasión, las mujeres nos hemos ido a dormir con el maquillaje puesto; sin embargo, hacerlo podría convertirse en un hábito perjudicial para el rostro.

Ya sea por pereza, o por no tener un desmaquillante, después de leer esto no tendrás excusas para irte a la cama sin quitarte el maquillaje. 

¿Qué pasas si no lo haces?

Sabías que nuestra piel se caracteriza por estar cubierta de poros, los cuales permiten que este órgano respire y se humecte a través del sudor y la producción de sebo.

Cuando nos aplicamos polvos o la base, éstos suelen taparse por completo. Por eso, si te vas a dormir sin quitarte el "makeup" tu piel envejece, ya que se integra en los poros y la elastina y el colágeno se rompen, dando como resultado una pronta aparición de arrugas.