Al iniciar un nuevo año la mayoría decidimos transformar nuestro cuerpo, queremos bajar de peso, ir al gimnasio, etc., pero ¿por qué no cambiar nuestra mente también?

Expertos indican que el cambio de look mental es tan importante como el físico, y para hacerlo solo necesitamos transformar nuestros pensamientos y nuestras palabras. 

Por eso, te compartimos 15 frases que te ayudarán en tu forma de pensar, sentir y actuar en este 2016.

"Por favor"

Dos palabras tan cortas y a la vez tan útiles. Tu educación te traerá muchos beneficios. ¿Serías servicial con alguien te pide algo por favor? Esas dos palabras tienen un poder especial.

"Porque"

Según una investigación publicada en el libro "Palabras mágicas: La ciencia y los secretos detrás de las siete palabras que motivan, comprometen e influyen", las personas que razonan con un "porque" tienen más probabilidades de conseguir lo que desean que los que hacen la petición sin usarla.

"Gracias"

Según una investigación de la Universidad de Binghamton, sólo una tercera parte de la gente acepta un piropo con elegancia. Al decir "gracias" no sólo aceptamos las palabras amables de otra persona, sino que además nos ayuda a creérnoslas.

"¿En qué puedo ayudar?"

Si alguien a quien quieres está pasando por un mal momento, a veces la mejor forma para darle apoyo es ofreciéndote a hacerlo.

Ayudar a los demás no sólo es positivo para ellos; también te da a ti una carga de energía. De hecho, existen estudios que demuestran que la generosidad puede aumentar la autosatisfacción, el sentido de determinación e incluso la longevidad.

"¿Puedes ayudarme?"

Aveces nos preocupa que pedir ayuda nos haga parecer locos, aunque una investigación demostró que buscar un consejo puede hacer que parezcas más competente.

Pedir ayuda tiene su peso. Pero no pasa nada por admitir que la necesitas.

"Estoy demasiado ocupado"

Borra estas palabras. Por estar agobiados en las actividades afectamos a nuestra capacidad de disfrutar de las cosas que nos perdemos por decir esa frase.

"Buenas noches"

Tan importante es decirlo como el momento en que lo pronunciemos. Pista: mejor en cuanto estemos cansados. Una de las cosas que más olvidamos es el sueño, cuando debería ser una prioridad absoluta.

"No"

Un estudio publicado en el Journal of Consumer Research descubrió que la gente que utilizaba frases como "No como dulces" tenía más autocontrol y cambios de comportamiento positivos que los que decían "No puedo comer dulces".

Otro tipo de "no"

Físicamente, es imposible hacer todo. A veces es mejor decir que no si estamos haciendo otras cosas, sobre todo si con esa negativa vas a evitar estresarte.

"Lo siento"

Es difícil admitir que nos hemos equivocado, pero a la vez puede mejorar nuestra vida y nuestras relaciones. Los estudios demuestran que la culpa nos pesa, por lo que es mejor liberarnos con una disculpa sincera.

"Estoy agradecido por ..."

Expresar la gratitud puede hacernos más felices y sanos, lo cual suele ser parte de nuestros propósitos al comienzo del nuevo año.

"Bueno..."

No todo va a salir como planeamos, pero no pasa nada. Aceptar la vida como es en vez de preocuparse de cómo debería ser resulta liberador. Estresarse por las pequeñas cosas afecta de forma negativa a nuestra vida y causa estragos en nuestro cuerpo.

"¡Vamos!"

¿Cuándo fue la última vez que viviste una pequeña aventura? Las estadísticas demuestran que las experiencias diferentes ocupan los primeros puestos de las listas de cosas que queremos hacer antes de morir y, sin embargo, rara vez nos lanzamos a la aventura. 

"Gracias por el mensaje. En estos momentos estoy fuera de la oficina"

No es que lo tengas que decir tú, sino tu correo electrónico. Es una frase vital para tu bienestar. Planear unas vacaciones, ya sean unas de verdad o unas vacaciones electrónicas, puede aumentar tu felicidad y reducir el estrés. Dedica tiempo para ti mismo este año y deja que un mensaje automático conteste por ti.

"Respira y ya está"

Puede que sea lo más básico y lo más importante que te digas este año . Pararse a respirar, vivir el momento y liberarse del estrés es crucial para tu bienestar. Si las preocupaciones te comen la cabeza, recuerda hacer una pausa. Te sentirás mejor.