Todos buscamos la felicidad, ya sea mediante logros personales, un buen trabajo, un viaje, encontrar la pareja ideal, ganarse la lotería o comprar el carro soñado. Sin embargo, hay situaciones o conductas que nos impiden lograr dichos objetivos. 

Lo que sabemos, y nunca hacemos, es que esa felicidad tan anhelada solo la conseguiremos por nosotros mismos.

Por ello, te compartimos un listado con las cosas que debes dejar atrás para ser una persona feliz.

1. No busques la aprobación de los demás

El estar pendiente de la opinión de los demás lo único que hará es que te detengas y te sientas inseguro con tus decisiones. Si hay alguien que debe decidir como vivir tu vida, eres tu mismo.

2. Olvídate de los resentimientos

El enojo es el principal motivo para alejarte de personas que estimas. Pedona a quienes te han hecho mal, pues el resentimiento a quien afecta es a ti. 

3. Ignora la imagen negativa que te imponen las personas

La única persona que debería estar preocupada sobre tu cuerpo eres tú. Nadie puede decir cuál es el cuerpo perfecto. Si te sientes satisfecho y te encuentras saludable, no tienes porque seguir modas que la sociedad te impone.

4. La idea de la pareja perfecta

Debes conocer a la persona perfecta para ti, alguien a quien puedas amar con todo tu corazón, con quien te sientas cómodo y con quien puedas ser tu mismo. Si te alejas de la idea que hay una persona perfecta literalmente hablando, llegarás a conocer esa persona con quien te sientas feliz.

5. La vida perfecta

La vida tienes que vivirla. Depende de ti crear el mejor mundo, eres tu quien decide si sobrellevar los problemas y luchar por tus metas para vencer estas dificultades, o quedarte sentado esperar que se solucionen por sí solos.

6. Ser millonario

El sueño de muchas personas es ser rico y dedican altas horas de su tiempo tratando de alcanzar ese sueño y aun así cuando llegar a ser millonarios no llegan a ser felices, dejan atrás las cosas bellas de la vida por alcanzar esta meta que al final no era lo que mas goce les daba pero era lo que su ego queria.

7. No esperes que la suerte te llegue

La suerte la haces tú. Nada cae del cielo por sí solo más que la lluvia; la suerte se puede ver reflejada mediante el conjunto de acciones que realizas.

8. No olvidar a tu expareja

Esta persona ya no está contigo por alguna razón. Si todo el tiempo estas pensando en el o ella, jamás vas a dar el siguiente paso para conocer a alguien más. No te detengas por los viejos sentimientos, aprende de tus errores y trata de no volverlos a cometer para que en un futuro puedas ser feliz con otra persona.

9. Deja de ser inconstante

Si quieres llegar a la meta tienes que seguir caminando hacía ella, no puedes simplemente parar y dejarlo para después; recuerda el dicho que dice “No dejes para mañana, lo que puedes hacer hoy”.

10. No cargues con los recuerdos negativos

Cuando fuiste herido en una relación en donde amaste mucho cargas sentimientos negativos, los cuales pueden afectarte en alguna relación futura. Te sentirás cansado y decepcionado por traer esos resentimientos.

11. Confía en ti mismo

Tu eres capaz de lograr todo lo que quieras, no seas negativo, recuerda la ley de atracción si deseas algo lo obtendrás, pero también si piensas que eso no llegará, tu mismo pondrás la barrera para que no se cumpla ese sueño. 

12. Olvida las envidias

Una cosa es desear tener más y otra es envidiar lo que otro tiene. Debes agradecer a la vida lo que tienes, ya que tal vez muchas otras personas no tienen eso que tu aún no valoras.

13. La inseguridad

Tener alta autoestima y valorarte tal cual eres te da seguridad al momento de hablar y relacionarse con otras personas. Tu puedes cambiar la forma de proyectarte ante los demás siempre y cuando confíes en ti mismo.

14. No dejes que tu felicidad dependa de los demás

Recuerda que la la única persona con la que puedes contar al 100 por ciento las 24 horas del día los 365 días del año es contigo mismo. No pongas tu felicidad en las manos de otras personas.

15. Siempre tratar de tener el control de todo

Lo importante es dejar que la vida corra. Recuerda no puedes controlar todas las acciones o situaciones cotidianas, ya que no todo sale como lo planeas. También es bueno arriesgarte, acuérdate del dicho “El que no arriesga no gana”, puede ser que lo desconocido te sorprenda, sólo déjate llevar, a veces lo que no es planeado sale mejor.