Aunque hayas sentido un gran amor y tengas miedo de perder a una persona con quien compartiste momentos hermosos, ser amigo (a) de tu ex puede resultar una idea poco funcional.

La amistad suele ser de menor calidad, en general hay menos apoyo emocional, confianza y preocupación real por la felicidad del otro; lo cual es más notorio si el rompimiento no fue mutuo, afirma un estudio de la Universidad de Connecticut.

Según la psicóloga Juliana Breines, consultada en el artículo, afirma que la probabilidad de que una amistad con tu ex funcione depende de las razones, estas son algunas.

1. Por los amigos en común

Si tus amigos y familiares quieren que seas amiga de tu expareja, es más probable que aceptes como un acto noble y para evitar molestias. Sin embargo, tu tienes derecho a continuar con la amistad aunque él ya no forme parte de eso y evitarlo si te sientes mal.

2. Te sientes mal por él o ella

Si fue tu decisión terminar y no lo está tomando bien, quizá no quieras herirlo más al rechazar su amistad. Pero no es tu responsabilidad cuidar de él o ella y en realidad tu apoyo puede hacer que se sienta peor. La opción es que te asegures que tiene el apoyo de otras personas que lo quieran.

3. Quieres mantener el control

Incluso sabiendo que la relación no funcionaría puede resultarte difícil pensar que tu encontrará la felicidad con alguien más. Es tentadora la idea de que al mantener la amistad aun tendrás influencia en su vida. Esto a largo plazo les impedirá sanar y encontrar el amor verdadero.

4. Te sientes sol@

Cuando hay una ruptura puede que sientas un vacío en tu vida que te llevará mucho tiempo llenar. Así que en una noche solitaria evita llamarlo y mejor intenta salir a conocer gente nueva.

5. Sufres el síndrome de comparación

Cuando no estás satisfecha con tu nueva relación es común que puedas sentirte más interesada en tu ex. Y pasa porque es sencillo idealizar a una persona con la que ya no estás, dado que te expones poco a sus malos hábitos.

6. Piensas que va a cambiar

Quizá terminaste porque te fue infiel pero tienes fe de que ante la idea de perderte va cambiar y ser amigos le dará impulso. En algunos casos la esperanza de la reconciliación puede funcionar y las personas cambian, pero en la mayoría es solo una fantasía.

7. Quieres una velita encendida

Lo haces porque deseas mantenerlo cerca en caso de que no puedas encontrar a alguien “mejor”. Esto es injusto para la persona que te ama, pero también lo es para ti. Jugar a lo seguro no siempre da resultados y a veces es mejor cerrar ciclos para siempre.

8. No acepta un “no” por respuesta

Sucede que tu no quieres ser su amiga, pero tienes miedo de las represalias que pueda tomar. Recuerda que estás en tu derecho a negarte y no debes dudar en llamar a la policía u otras instancias para proteger tu integridad.

9. Aún te ama

Si sigue enamorado de ti y no sientes lo mismo, lo mejor que puedes hacer es dejarlo ir. Pasar tiempo con él le dará falsas esperanzas, aún si tratas de ser muy clara, las personas ven lo que quieren ver. 

10. Todavía l@ amas

Estar enamorada y con la secreta esperanza de regresar es la razón más fuerte que puedas tener, pero también la más peligrosa. Si tu ya no quiere estar contigo, hay muy poco que puedes hacer para cambiarlo. Con el paso del tiempo la amistad solo dañará tu autoestima.

* Con información de Terra