"Cuando empecé a comer cereales integrales, en mis veintitantos años, me di cuenta de que me estaba perdiendo cosas en la vida. Ahora, es una cuestión de amor".
Nik Williamson, fundador del Porridge Café

Llenan, son fáciles de cocinar y tienen muchos nutrientes. La lista de beneficios de los cereales integrales parece no tener fin. Incluso, los nutricionistas les consideran el desayuno más completo. Y ahora, los londinenses pueden disfrutar de la diosa avena a cualquier hora del día, gracias al Café Porridge, que se inaugurará esta semana.

Nik Williamson, el dueño, tenía esta idea desde que visitó el restorán "Grod" (que significa cereal integral) de Copenhagen. "Fui con mi novia, quien amó el producto y decidió que teníamos que abrir un lugar así aquí en Londres". Y después del revuelo internacional que causó el "Cereal Killer Café", un restorán inglés que sirve solo cereales, Williamson tiene claro que su apuesta va a la segura. Sus recetas están hechas a base de once tipos de cereales como la quinoa, la cebada, el mijo o el alforfón o trigo sarraceno, además de la tradicional avena. La comida que sirven en el Porridge Café está hecha en su mayoría de ingredientes basados en productos orgánicos y locales.

Aparte de la obvia tendencia de hacer de todo algo saludable, ¿qué hace tan atractivo a un plato tan sencillo? "Me encanta la energía que me dan en las mañanas", explica Nik Williamson, quien confiesa ser "un real fanático" de estas comidas. "He pasado muchos años, de niño, comiendo lo que razonablemente pensaba que era un buen desayuno, con tostadas y Nutella, pero cuando empecé a comer cereales integrales, en mis veintitantos años, me di cuenta de que me estaba perdiendo cosas en la vida. Ahora, es una cuestión de amor".

El bienestar que ha experimentado es la razón por la que los nutricionistas están promoviendo el consumo de cereales en las mañanas. "Estos cereales son una opción de desayuno saludable excelente, y tienen un bajo indice glicémico de hidratos de carbono, lo que significa que se consumen energéticamente de forma lenta, en un largo periodo de tiempo en comparación con alimentos que tienen altos índices glicémicos de hidratos de carbono, como los cereales procesados, los croissants y las galletas", dice Alison Clark, dietética miembro de la Asociación Británica de Dietética. Además de mantener estables los niveles de azúcar del cuerpo, lo que regula a la vez el estado anímico y el apetito durante las mañanas, los cereales integrales contienen betaglucano, lo que es "conocido por ayudar a mantener el colesterol bajo", dice la especialista.

Creado después de semanas de investigaciones, el menú de Williamson combina los dulces desayunos de avena con opciones saladas, algo que él mismo describe como nada más que un risotto. ¿Y su receta favorita? "Mi plato favorito del menú, por ahora, es la remolacha hecha al jugo y después rellenada con un poco de arroz, lo que le da forma de risotto.

Para equilibrar la acidez del plato, le agregamos unas alcaparras, un poco de jugo de limón, queso blanco y un huevo escalfado para darle un sabor más denso a la parte superior". Para aquellos dispuestos a darles una oportunidad, las entradas incluyen aguacate, tocino, coliflor e incluso el italiano "beef ragú". De todas formas, los más puristas no deben asustarse por esta desenfrenada creatividad. "También tenemos algunas recetas tradicionales británicas en nuestro menú", se ríe el joven empresario.