Khloé Kardashian asistió al concierto de Beyoncé junto a su hermana Kourtney y su vestuario no dejó nada a la imaginación.

Al parecer la socialité quería ser la estrella de la noche y logró llamar la atención de los presentes y más de los fotógrafos al mostrar de más.

La mujer de 31 años lució una licra transparente que le resaltaba las curvas, especialmente su derrière, usando únicamente una diminuta tanga.

Esta no es la primera vez que la hermana de Kim muestra sus curvas, anteriormente ya lo había hecho al compartir en su cuenta de Instagram fotos casi sin ropa.