La marihuana es una sustancia polémica en el mundo. Mientras pocos gobernantes la han legalizado, otros se han embarcado en largos conflictos por evitar la comercialización de la misma y su consumo.

Asimismo, las propiedades medicinales de esta planta se han aprovechado para el uso médico y estético. Y también cumple otras funciones: en estados de Estados Unidos como Denver, esta se puede usar de modo recreativo.

Pero alguien ha combinado estos dos usos y habla maravillas de la sustancia. Se llama Catherine Hiller, una pensionada de 68 años que la consume desde hace 50 años. Se gasta aproximadamente 125 dólares en el producto. Afirma que esto la ha mantenido joven y que también le ha servido para criar a sus hijos.

Ahora ella ha publicado un libro llamado "Solo di que sí, una memoria de la marihuana", donde narra sus exitosas experiencias con la poderosa planta.

En la galería de fotos podrán ver las consecuencias -según la OMS- del abuso del consumo de esta planta. Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen "ampliar galería" y luego "mostrar texto".