Para cada mujer hay un vestido. Y sobre todo, en un mercado en el que ahora hay variedad de tallas, las personas de diferentes formas encuentran tendencias adaptadas a su propia fisonomía. Ya nada es prohibido y por eso los diseñadores de hoy adaptan todo lo que está de moda a todas las mujeres.

Por esa razón, en la galería que acompaña esta nota verán lo que sucede cuando alguien se atreve a usar una talla menor que la que su cuerpo le pide. Desde incomodidad y poca libertad para moverse, hasta serias consecuencias en su salud, todo puede pasar más allá del obvio efecto visual.

Para leer la información de la galería desde una tablet o smartphone, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".