Kanye West lanzó su controvertida colaboración para Adidas y poco le han importado las críticas. Que copia - y mal- a genios del sportswear de lujo como Alexander Wang. Que tanto trabajo (18 meses) para lanzar sacos con rotos y ropa de mal gusto. Esto le resbala y lo dejó claro en entrevista con el portal Style.com.

"No leo las críticas. No me considero diseñador y solo traté de solucionar problemas que mi esposa, mis amigos y yo enfrentamos a diario. Quería hacer la ropa funcional. Quería hacerla accesible, porque odio el elitismo de la moda. Odio la exclusividad, eso es exclusión. Quiero hacer lo que hizo Amancio Ortega con Zara y la cadena H&M", afirmó.

West afirma que su esposa Kim Kardashian mejoró su estilo, así como el de ella y que su interés en la moda vino desde muy joven. Afirma que su colección está para "amar u odiar. Así como lo que hacen Hedi Slimane o Jeremy Scott en Moschino".

La colección se venderá en los próximos tres meses.