Su nombre es Gideon Lowe, tiene dos años de edad y sufre el Síndrome de Prader-Willi, condición que le provoca la compulsión por comer.

Además de ello, el metabolismo de algunos pacientes con dicho síndrome necesitan ingerir pocas calorías debido a la gran tendencia a padecer obesidad, tal como sucede con el de Lowe.

Su situación es complicada, ya que el pequeño come lo que encuentra con tal de saciar su hambre. "En ocasiones ha comido plantas, la comida del gato y roba comida de la nevera todo el día", mencionó al tabloide británico "Metro", Rae Lowe, madre del niño.

Algunas personas con este síndrome lo presentan ya en la edad adulta. Sin embargo, el pequeño no tuvo esa fortuna.

El Síndrome de Prader-Willi (SPW) es considerada una enfermedad rara, parte de la complejidad se basa en el amplio rango de manifestaciones clínicas y en su variable grado de severidad, que puede presentarse de persona a persona.

Además es causado por la carencia de un gen en parte del cromosoma 15. 

La mayoría de los pacientes con este síndrome carecen del material genético por parte del cromosoma del padre. El resto de los pacientes con frecuencia tiene dos copias del cromosoma 15 de la madre.

Los cambios genéticos ocurren en forma aleatoria. Los pacientes generalmente no tienen antecedentes familiares de esta afección.

Signos: 

Crecimiento anormal, utilización anormal de las calorías, desarrollo sexual incompleto, limitaciones cognitivas, dificultades en el habla y el lenguaje, el escarbar y rascar de la propia piel, problemas dentales, alteraciones en el temperamento, mal balance y coordinación.

Además poseen gran tolerancia al dolor y alteraciones en el mecanismo de control de la temperatura corporal. La mayor parte de las personas con SPW no se dan cuenta que tienen infecciones y lesiones.