Según investigación realizada por la Universidad de Keele en Staffordshire, Inglaterra, las personas que maldicen más, asocian actitudes de enojo y emociones hacia ciertos temas como mecanismo de supervivencia emocional.

Según varias investigaciones las personas que maldicen liberan la tensión que les provocan ciertas circunstancias. Esto las ayuda a evitar acumular estrés, se compartió en la investigación.

Además se expuso que las palabras altisonantes aumentan la tolerancia al dolor. Una encuesta realizada por la página estadounidense The Frisky encontró que a los hombres les parece sexy que algunas personas digan algunas groserías.

En la galería de fotos podrán conocer 5 consejos para manejar el estrés.

Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.