Lo que hasta el momento se creía sobre la verdad de los gemidos femeninos queda a un lado con este estudio realizado por científicos de la Universidad de Central Lancashire y de la Universidad de Leeds, Inglaterra, quienes aseguran que la mayoría de estos sonidos no son señal de una sensación placentera, sino más bien que las mujeres los fingen con distintos fines.

Según los expertos, los gemidos femeninos no son por placer, sino para hacer creer a sus parejas que han alcanzado el clímax, o bien para acelerar el orgasmo masculino y que el coito finalice.

Para llegar a este cuestionable resultado, los científicos entrevistaron a 71 mujeres heterosexuales entre 18 y 48 años y que fueran sexualmente activas, quienes comentaron sus verdades sobre estos sonidos en la cama.

Los resultados

Cuatro de cada cinco mujeres aseguraron que fingen esos gemidos, por lo menos en la mitad de sus encuentros íntimos, en especial cuando “no podían llegar al orgasmo”

Otro de los motivos para fingir estos “sonidos de placer” es acelerar el orgasmo masculino, debido a la fatiga, aburrimiento o cualquier otra molestia.