Detrás de los apasionados y románticos besos que compartimos, hay un mundo de bacterias.

Un grupo de científicos de la Organización para la Investigación Científica Aplicada (TNO), en Holanda, examinó las muestras de la lengua y saliva de 21 parejas, antes y después de besarse.

Para este experimento, se pidió que un miembro de cada pareja tomara una bebida probiótica con bacterias especificas como el lactobacillus y la bifidobacteria. Después de cada beso, los investigadores encontraron que un total de 80 millones de microorganismos se transmiten de boca a boca en un lapso de diez segundos.

El beso es un gran ejemplo de la exposición a un número de bacterias en un corto tiempo. Este tipo de investigaciones puede ayudar a diseñar futuras terapias y ayudar a personas con problemas bacterianos”, explicó el profesor Remco Kort en la revista Microbiome.

En la galería: Los besos más famosos. Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.